La Estructura de la Eucología.

bom-pastor-sec_iii.jpg.jpeg

La oración, juntamente con el sacrificio, es el acto más expresivo de la ritualidad religiosa. La naturaleza fundamental de la oración consiste en su función de ser vehículo de una comunicación prescindiendo de los contenidos específicos de la misma, que pueden ser la petición, la alabanza, la propiciación, el abandono, etc.

La oración es la forma de lenguaje por excelencia que el hombre adopta en sus relaciones con el plano divino, así como la palabra de la revelación puede considerarse la forma de lenguaje que el plano divino adopta para comunicarse con el hombre.

Los textos eucológicos son, en sustancia, fórmulas de oración de la liturgia cristiana. El culto cristiano tiene una estructura dialogal; es un diálogo que se desarrolla entre Dios y el hombre, en Cristo y por la fuerza del Espíritu Santo. En el AT la oración es ante todo respuesta del hombre, personal y comunitaria, a Dios, que se manifiesta en la historia.

La oración cristiana, pues, brota de la revelación de Dios, que nos invita a la comunión consigo por medio de Cristo en la unidad del Espíritu Santo.

La anamnesis o memoria explícita de la obra divina es el elemento esencial sin el cual no puede haber oración propiamente cristiana. En casos extremos, tal anamnesis se podría considerar sustancialmente presente, aunque reducida al mínimo, en el simple per Christum Dominum nostrum que concluye las oraciones de la liturgia romana.

Con esta conclusión la oración, dirigida habitualmente al Padre, hace referencia a la mediación de Cristo Señor, colocando su contenido en el marco de la historia salvífica. Esta fórmula cristológica es al mismo tiempo anamnesis y confesión de fe.

200px-ancoras.jpg

La oración no es solamente diálogo con Dios: es también diálogo en y con el mundo, en el que el orante, como antaño el salmista y el profeta, descubre la presencia de Dios que salva. La situación del hombre en el mundo, sus angustias y sus tristezas, sus esperanzas y sus alegrías son el humus en el que germina la oración del creyente.

La oración no puede menos de expresar de algún modo una visión del quehacer humano, en la medida en que éste formaparte del drama de la salvación.

Los textos litúrgicos clásicos, aunque están en contacto con la realidad que los circunda, aparecen revestidos de una cierta intemporalidad que los hace válidos, en cierto modo, para todos los tiempos. La liturgia se acerca a la vida de los creyentes para conferirle la dimensión “espiritual”, es decir, la fuerza del Espíritu de la que ella es portadora, pero al mismo tiempo respeta el contorno social y cultural en el que la vida de los hombres se expresa y se desarrolla.

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia
Fuentes: Biblioteca Católica  Digital (Mercaba)/A. Auge.

 


One response to “La Estructura de la Eucología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s