Liturgia de las Horas (Oración Sacerdotal)

laudes.jpg

Antes de la reforma conciliar la Liturgia de la Horas estaba muy clericalizada. Era oración de clérigos y monjes, y se consideraba un privilegio el poder rezarla. Rezar en nombre de la Iglesia era una ‘dignidad’ que incumbía a los presbíteros.

Actualmente se ha redescubierto el carácter eclesial de la Liturgia de las Horas y su pertenencia a “todo el cuerpo de la Iglesia”. Rezar la LH ya no es un privilegio clerical o monjil.

La Ordenación general explicita que es en virtud del bautismo y de la confirmación como todos los creyentes “son consagrados como templo espiritual y sacerdocio santo, y son habilitados para el culto del Nuevo Testamento que brota, no de nuestras energías, sino de los méritos y donación de Jesucristo” (OGLH 7).

Pero al presbítero y al diácono les pertenece una tarea especial dentro del cuerpo de la Iglesia: convocar a la comunidad, presidir su plegaria y ser maestro de oración de los fieles.

Una de las tareas más importantes de la vocación sacerdotal es interceder por el pueblo. En realidad todos los fieles deben interceder por los demás en virtud de su sacerdocio bautismal.

download-5.jpg

“A los ministros sagrados se les confía de tal modo la Liturgia de las Horas que cada uno de ellos habrá de celebrarla, incluso cuando no participe el pueblo… pues la Iglesia los delega para la Liturgia de las Horas de modo que ellos aseguren de modo constante el desempeño de lo que es función de toda la comunidad y mantengan ininterrumpida en la Iglesia la oración de Cristo” (OGLH 28).

Al orar por la comunidad, se convierte uno en portavoz de los que no tienen voz. Para eso tiene uno que saber quién es su pueblo, la comunidad confiada por Dios a su ministerio sacerdotal, la que el ministro lleva siempre consigo, y por la que intercede a diario en la Eucaristía y en la Liturgia de las Horas.

La Liturgia de las Horas debe ser el alimento de donde el ministro de la Iglesia deriva un mejor conocimiento contemplativo de la Palabra, una mayor familiaridad con la oración y una presencia de Dios más continua.

Preparado por P. Jorge Nelson Mariñez Tapia
Fuente: Juan Manuel Martín-Moreno González, sj.


3 respuestas a “Liturgia de las Horas (Oración Sacerdotal)

  1. La paz, interesante y edificante éste artículo, pues con gran alegría he podido hacer diferentes liturgias, de tal modo que si no la hago me siento más vulnerable al pecado; es el combustible de Dios para el día a día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s