El Rosario (Historia)

virgen_del_rosario_tmb.jpg

Historia:
“El rosario o salterio de la bienaventurada virgen María es un modo piadosísimo de oración y plegaria a Dios, modo fácil al alcance de todos, que consiste en alabar a la santísima Virgen repitiendo el saludo angélico por ciento cincuenta veces, tantas cuantas son los salmos del salterio de David, interponiendo entre cada decena la oración del Señor, con determinadas meditaciones que ilustran la vida entera de nuestro Señor Jesucristo”‘. (Pío V).

La bula Consueverunt es una piedra miliar en la compleja historia de esta devoción, señala una de sus etapas fundamentales. En efecto, la historia del rosario no nace con ella, pero en ella encuentra una especie de consagración oficial y queda fijada en las formas que sustancialmente son las nuestras. Los momentos históricos del desarrollo del rosario se pueden fijar en el arco que abarca los ss. XII al XVI.

Al comienzo del s. XII se difunde en occidente la práctica de la recitación del Ave María. El saludo angélico era conocido en la cristiandad mucho antes de este siglo, pues está contenido en el evangelio y constituía desde el s. VII la antífona del ofertorio del IV domingo de adviento; pero aquí nos referimos a la repetición devota del Ave, análoga a la coetánea repetición litánica del Pater, ciento cincuenta veces, en contrapunto con el salterio de David.

El Ave María era conocida y recitada sólo en su primera parte evangélica, que contenía el saludo del ángel y la bendición de Isabel. El nombre de Jesús y el Amén finales se introducirán sólo a finales del s. XV, cuando, en 1483, se difundió el uso de recitar el Santa María.

Hay que recordar también como dato interesante para la historia del rosario que el salterio de los Pater se subdividía entre los monjes conversos y los laicos devotos en tres grupos de 50 y se recitaba en ritmos diurnos a imitación de la liturgia de las horas: Pío V lo prescribió con la publicación del breviario en 1586, y sucesivamente entró en el rosario el Santa María, aunque con algunas excepciones.

En el s. XIV el cartujo Enrique de Kalkar realizó una ulterior subdivisión en el salterio de las Ave, dividiéndolo en 15 unidades, es decir, en 15 decenas, intercalando entre decena y decena el rezo del Pater. Por el mismo tiempo se va imponiendo la leyenda de la institución del rosario por santo Domingo, leyenda difundida sobre todo por Alano de la Roche, OP.

El primer documento que testimonia el intento de unir la recitación de las Ave con la meditación de los misterios evangélicos principales se remonta al s. XV. Entre los años 1410 y 1439, Domingo de Prusia, cartujo de Colonia, propuso a los fieles una forma de salterio mariano en el cual el número de las Ave se reducía a 50, pero a cada una de ellas se le añadía una referencia verbal explícita a un suceso evangélico, a modo de cláusula o ritornelo, que cerraba la misma Ave María.

De estas cláusulas, formalizadas por Domingo de Prusia, 14 se referían a la vida escondida y preapostólica de Cristo, seis a la vida pública, 24 a su pasión y muerte y las seis restantes a la glorificación de Cristo y de su madre María. A Domingo de Prusia hay que atribuirle el comienzo de la forma renovada de salterio mariano que desembocará en el rosario entendido en sentido moderno.

beato alano de la roche.jpg

Contemporáneo de Domingo de Prusia, el ya citado dominico Alano de la Roche (1428-1478) difundió extraordinariamente el salterio mariano, que desde este tiempo comenzó a llamarse “rosario de la bienaventurada virgen María”, a través de la predicación y sobre todo de las archicofradías marianas por él fundadas. El mismo Alano de la Roche habla de rosario viejo y rosario nuevo, queriendo distinguir entre el simple salterio de las Ave y el salterio que incorpora la meditación de los misterios, los cuales se proponen ordinariamente en tres partes: encarnación, pasión-muerte de Cristo y gloria de Cristo y María.

Al difundirse entre el pueblo, el rosario se simplificó ulteriormente y en 1521 el dominico Alberto de Castello redujo estos misterios, escogiendo los 15 principales para proponerlos a la meditación de los devotos del salterio mariano, concibiendo las cláusulas relativas como simples comentarios al misterio o evocaciones mnemotécnicas a lo largo de la recitación de las Ave. Fueron las formas experimentadas por Alano de la Roche y Alberto de Castello las que poco a poco se impusieron.

Los primeros documentos pontificios sobre el rosario consideraban ante todo la disciplina, alabanza, privilegios, indulgencias, etcétera, de estas mismas fraternidades. En 1569 san Pío V, con la bula Consueverunt romani Pontífices consagró una forma de rosario que había llegado a un momento áureo en su evolución, y que sustancialmente es la forma que hoy se usa entre nosotros. Entre tanto, el rosario ha dejado de ser patrimonio y peculiaridad de las archicofradías marianas.

Ha arraigado en el pueblo cristiano y es una forma universal de oración; piedad mariana y rosario se confundirán de tal modo que la primera encontrará en el segundo su expresión orante más simple y rica. Desde las más pequeñas parroquias a las catedrales, desde los territorios de Europa a los de misión, llegó a los confines de la cristiandad. La época de oro del rosario se extenderá hasta hace unos decenios, cuando una evolución critica del sentimiento devocional y, más en profundidad, una discusión de la devoción a María causarán indiferencia y abandono del rosario.

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuentes: Biblioteca Digital Católica (Mercaba)/E. D. STAID DICC-DE-MARIOLOGÍA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s