La Inmaculada Concepción en la Historia.

ntra._sra._inmaculada_concepcia3n.jpg

740: El primer testimonio, es un himno a la concepción de Ana, el centro del contenido de esta celebración litúrgica era Ana, la mamá de María, liberada de su esterilidad.

1090-1153: Tenaz opositor de la Inmaculada Concepción de la Virgen fue San Bernardo,  el poeta y trovador de la misma, pero que no aceptaba que sea inmaculada, de acuerdo a lo dicho por San Pablo en la Carta a los Romanos, capítulo 5, con referencia a la universalidad del pecado original.

1274-1280: Que había sido santificada antes del nacimiento, aunque no en su concepción, lo sostuvieron los siguientes Doctor de la Iglesia: el Obispo San Agustín, el franciscano San Buenaventura (m. 1274), San Alberto Magno, (m. 1280), Santo Tomás de Aquino, m. 1274).

1266-1308: El teólogo franciscano Duns Scotto,  comenzó a explicar la cuestión por el camino de la conveniencia, como una simple opinión: Convenía que la Madre de Jesús-Dios, fuera liberada anticipadamente por los méritos de Jesucristo que padecería luego en la cruz del pecado original, a fin de otorgar a su Hijo Divino una naturaleza humana perfecta, sin ninguna parte en la desarmonía en que nos sumió el pecado de nuestros primeros padres.

1476: Papa Sixto IV, autoriza Misas y Oficios para dar gracias por la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, y hacernos más aptos para recibir la divina gracia (Cfr. DZ 734). Muchos cristianos predicaban que no era Inmaculada, y que eran herejes los que celebraban esa misa o creían en ello. El Padre General de los Dominicos estaba entre ellos (Cfr. DZ 735). papa Sergio IV vuelve a intervenir. Y condena el que se digan herejes unos a otros, tanto de un lado como del otro, porque la cuestión todavía no estaba definida definitivamente por la Santa Sede.

pureza-de-marc3ada.jpg

1546 (Concilio Trento): En la sesión V del Concilio de Trento se trata el Decreto sobre el pecado original, y se explicita lo siguiente: 1. Adán fue creado en amistad con Dios, es decir, en gracia. 2.Perdió la gracia por el pecado original, así como los dones preternaturales (inmunidad, ciencia, integridad, inmortalidad), y así lo transmitió a sus descendientes por generación. 3.Quedó bajo la influencia nefasta de Satanás. 4. La justificación y el Bautismo lo quitan (este pecado de los orígenes).

Declaraciones a favor:

1547: El Papa Paulo III, también durante el transcurso del Concilio de Trento  en el Decreto sobre la Justificación, expresa:

DZ 790 ss.: Nadie está exento de pecar o de perder la gracia, ni de evitar todos los pecados, aún los veniales. SALVO ESPECIAL PRIVILEGIO DE DIOS, como la BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA.

Catecismo Nº 89: Aún el dogma, que es una luz en nuestro camino de fe, no se define, pero se va acercando a él lentamente.

1567: prohíbe decir que la Virgen murió por el pecado original, es decir, como consecuencia de él (cfr. DZ 1073).

1616: Pablo IV prohíbe enseñar la doctrina contraria, aunque documentos previos de la Inquisición prohibían hablar de la Inmaculada Concepción de la Virgen.

1661: Alejandro VII, vuelve a hablar sobre la Inmaculada Concepción:

Que la Santísima Virgen María estaría inmune del pecado desde la infusión de su alma en el cuerpo, por los méritos de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, aplicados a ella anticipadamente, previniéndola para su Maternidad Divina (cfr. DZ 1100).

51059694.jpg

1854: El 8 diciembre, el Papa Pio IX, en la Bula  ” INEFFABILUS DEUS” sostiene, proclama y Define el Dogma.

Invocando la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los Apóstoles Pedro y Pablo y la suya propia, y para exaltación de la Gloria de Dios, honor y ornamento de la Madre de Dios, afianzamiento de la fe católica y acrecentamiento de la religión cristiana:

“La Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción ’por singular gracia y privilegio del Dios Omnipotente , en atención a los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano’. Doctrina que está revelada por Dios y debe ser creída por todos los fieles católicos”. Esta definición tenderá luego a la definición de la Asunción.

1910: San Pío X, en 1910, dice que confía en el carisma de la verdad del Sucesor de Pedro (Cat. 94 d), y frente a los modernistas (que no creen en milagros ni cosas sobrenaturales), reafirma su fe en el dogma (cfr. DZ 2147).

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuentes: Dialogando  /Autor: Gustavo Daniel D’Apice


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s