Raíces bíblicas y Litúrgicas de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (Parte I) ” Yo seré tu Fortaleza, nada Temas”

papa-pio-xii.jpg.jpeg

El papa Pío XII, en su encíclica Haurietis aquas, sobre la devoción al sagrado corazón de Jesús, publicada en 1956, se preocupó de fundamentar esta devoción en sus fuentes bíblicas.

La devoción al sagrado corazón de Jesús tiene sus orígenes en dos textos del Nuevo Testamento, ambos del evangelio de san Juan. El primero, del capítulo séptimo, versículos 37-38:

“El que tenga sed, que venga a mí y beba; el que cree en mí, como dice la Escritura, de sus entrañas (o corazón) manarán ríos de agua viva”.

Los comentaristas concuerdan en que se refiere al pecho, o corazón, de Cristo. Para los creyentes es una fuente inagotable de vida y bendición. Este pasaje se asimila además a otro texto que se encuentra al final del evangelio de san Juan (19,33-34) y recuerda el misterioso incidente que tuvo lugar después de la crucifixión:

“Mas al llegar a Jesús y verlo muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza, y seguidamente salió sangre y agua”.

images-4.jpg

En la tradición cristiana, la sangre se interpretó como símbolo de sacrificio y del misterio eucarístico. El agua simboliza el Espíritu Santo, que brota de Cristo hacia la Iglesia.

La devoción al corazón de Jesús brotó de la meditación de esos textos. Con el correr de los siglos, la atención se centró en el corazón de Jesús más bien que en el costado herido, pero el misterio subyacente sigue siendo el mismo.

La liturgia relaciona estos textos no sólo con la pasión, sino también con la resurrección. Ya hemos visto cómo el pasaje de Ezequiel se evoca durante el tiempo pascual en el rito de la bendición del agua y la aspersión al comienzo de la misa: “Vi que manaba agua del lado derecho del templo. Aleluya. Y habrá vida dondequiera que llegue la corriente y cantarán. Aleluya, aleluya”.

La antífona IV alternativa deja claro que esta profecía se cumple en el Calvario: “De tu costado, oh Cristo, mana una fuente de agua viva, que limpia el mundo de pecado y renueva la vida. Aleluya”.

Durante la Edad Media, la devoción al sagrado corazón mantuvo su relación con el misterio pascual, con la Biblia y la liturgia. Así lo afirma Dom Leclercq, el cual nos informa de que “consistía en adherirse al misterio de la pasión de Cristo y a su victoria y resurrección mediante una fe confiada, puesto que su muerte y triunfo revelaron precisamente el amor”.

Además de los textos de la Escritura, tenemos las composiciones de la Iglesia misma, inspirados por la palabra de Dios y la tradición. Hay riqueza de material para meditar y sacar inspiración.

sagrado-corazc3b3n-de-jesc3bas-8

En la Liturgia gozamos de muchos textos, entres ellos tenemos El primer texto que vamos a considerar es del Oficio de lecturas, y pertenece al capítulo octavo de la carta de san Pablo a los Romanos. Nos da el encabezamiento apropiado: “El amor de Dios se ha revelado en Cristo”.

El leccionario de la misa con sus lecturas para los tres ciclos. Ya nos hemos referido anteriormente a las tres lecturas del Antiguo Testamento, que descubren el amor eterno de Dios. Nos queda por examinar las del Nuevo Testamento.

En el ciclo A es san Juan quien se dirige a nosotros (Jn 4,7-16). Su mensaje indica que el amor de Dios nos fue revelado cuando envió a su Hijo al mundo para ser el sacrificio que quita nuestros pecados. Al final de la lectura, san Juan hace la tremenda afrmación: “Dios es amor”.

En el ciclo B, la segunda lectura es de la carta a los Efesios (3,8-19). San Pablo afirma de sí mismo que es el heraldo del amor de Dios. Este amor se va desplegando a lo largo de la historia en un plan llevado a cabo cuidadosamente y que alcanza su punto culminante en Cristo.

El buen Pastor abandona su rebaño para ir en busca de la oveja perdida, y cuando la encuentra, la lleva al redil cargándola sobre sus hombros. Luego se alegra con sus amigos por haberla encontrado. Así habrá gran alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente.

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia
Fuente: K. Rahner/Biblioteca Católica Digital (Mercaba).


2 respuestas a “Raíces bíblicas y Litúrgicas de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (Parte I) ” Yo seré tu Fortaleza, nada Temas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s