¿Por qué el Sacerdote besa el Altar?

altar2

En la liturgia de la Iglesia está presente el Señor resucitado y nos hace participar de su victoria pascual sobre la muerte. Y la liturgia nos anuncia la Buena Noticia de la salvación, con un lenguaje propio, el lenguaje litúrgico, que es simbólico y está compuesto por palabras, ritos, gestos, vestiduras, cantos, silencios, signos y expresiones.

A lo largo de los siglos la riqueza de la Liturgia es un verdadero tesoro que hemos recibido de nuestros Padres en la fe y que es muy bueno conocerlo y sobre todo vivirlo cada día, especialmente en la Santa Misa. Los sacerdotes hemos de evitar la rutina y realizar los ritos con devoción y amor, educándonos y educando a nuestros fieles en la fe que celebramos.

Papa-altar-primera-Misa-pontifice_TINIMA20130314_0914_3.jpg
El gesto de besar el altar al principio de la Misa es una señal de veneración a Cristo ya que el altar representa a Cristo: los Santos Padres no dudaron en afirmar que Cristo fue, al mismo tiempo, la victima, el sacerdote y el altar de su propio sacrificio al Padre.

De ahí que en todas nuestras iglesias “Cristo es altar” en torno al cual se reúne el pueblo cristiano. Nada tiene que ver con el beso de Judas al traicionar a Jesús en el Huerto de los Olivos. Se venera el altar con el beso y con el incienso.

fotonoticia_20140427131049-576059_800.jpg
El rito de entrada al iniciar al Misa es muy importante. Con él, los fieles toman conciencia de la acción que está comenzando, son introducidos al misterio pascual y son invitados a reconocerse como asamblea que peregrina hacia Cristo simbolizado por el altar.

Este rito comprende la solemne procesión de entrada con cruz alta, ciriales e incienso, acompañada del canto. El sacerdote y los ministros saludan al altar con la reverencia, el beso y la incensación. El signo de la cruz inicial acompañado de las palabras de la fórmula trinitaria bautismal, a la que la asamblea responde amén, es un reconocimiento solemne de que somos discípulos de Cristo.

Luego el sacerdote, vuelto hacia el pueblo con los brazos extendidos, lo saluda, anunciando a la comunidad reunida la presencia del Señor. Es muy amplio el número de gestos rituales de la Misa.

La postura uniforme seguida por toda la asamblea es un signo de comunidad y de unidad. El estar de pie signo por excelencia del Resucitado – es la actitud de quien ora a Dios y de que estamos atentos a su palabra. El estar sentados es la postura de quién escucha atentamente al que enseña. Y el estar de rodillas es signo de penitencia y también de intensa oración.

Preparado Por P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuente: Infovaticana. Com/ (P. Pegueros).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s