¿Qué es la Parábola?

sermonmontania500.jpg
Las parábolas son quizá el elemento más característico de la doctrina de Jesucristo consignada en los Evangelios.  Su impacto sobre la imaginación hizo que se fijaran en la memoria y les procuró un lugar seguro en la tradición. Ninguna otra parte del relato evangélico tiene para el lector un tono más claro de autenticidad.

El «mashal» hebreo tiene una significación muy amplia.  Por lo que vino a designar cualquier escrito que implicase, expresa o tácitamente, comparación. Así se aplicó a los oráculos de Yahveh expresado por medio de imágenes, a los vaticinios de Balaam, incluso a poemas satíricos contra los falsos profetas. El «parabolé» griego, al traducir en los LXX el hebreo «mashal», recoge toda esa variedad de significaciones.

EL-SEMBRADOR.png
Lo mismo ocurre en los Evangelios. El término no sólo designa lo que nosotros comúnmente designamos «parábola», sino también «sentencias solemnes». Por lo que a nuestra tarea se refiere: una comparación continuada, o desarrollo de una comparación, a través de una narración -real o ficticia-con un fin didáctico.

Parábola y Alegoría:
Alegoría es una metáfora continuada en la que el segundo término de la comparación pierde su significado propio para expresar, en sentido figurado, una cosa distinta. Cfr. la alegoría de la vid y los sarmientos en Jn 15.

images (17).jpg
La parábola es una comparación, las palabras conservan su significado propio y la enseñanza hay que buscarla en el conjunto. La alegoría es una metáfora (afirmación tajante), los términos adquieren un sentido figurado y la enseñanza hay que buscarla en los términos en particular. En la práctica se distinguen fácilmente.

Mientras que la alegoría se expresa en afirmaciones escuetas, la parábola comienza ordinariamente con un término o expresión comparativa: «El Reino de los cielos es como», «se asemeja a». Esta última responde a la fórmula de las parábolas rabínicas: «Voy a referirte una parábola.

La finalidad de la parábola es explicar, aclarar. Sin embargo, a la pregunta de los apóstoles a Cristo sobre la razón por la que hablaba en parábolas a los judíos, obtiene la respuesta siguiente: «A vosotros se os ha dado el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas, para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea que se conviertan y se les perdone.

Preparado por P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuente: Gabriel Pérez.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s