El Tiempo De La Septuagésima.

280_0_5137560_697185.jpg

La Septuagésima es el período litúrgico de tres semanas que precede a la Cuaresma. Marca el inicio del tiempo de Carnaval, un tiempo de preparación a la Cuaresma, en el que se inicia la abstinencia de la carne en días laborables.

El domingo de Septuagésima cae el día 64° (9 semanas) antes de Pascua, y debe su nombre a una simplificación, que puede ser explicada históricamente: el primer domingo del tiempo de Carnaval al ser introducido en el calendario litúrgico fue el domingo de Quinquagesima (siglo VI).

En el siglo VII se añadieron otros dos domingos, el primero, que cae casi sesenta días antes de la Pascua, fue llamado domingo de Sexagésima y el segundo de Septuagésima.

DivineMercy.jpg

El domingo de Septuagésima puede caer del 18 de enero al 22 de febrero. El color litúrgico de este domingo es el morado. Es el tercer domingo antes del Miércoles de Ceniza.

En el rito romano ordinario, el Domingo de Septuagésima ha dado paso a un domingo del tiempo ordinario. El domingo de Septuagésima está presente también en el calendario luterano.

Como un periodo de transición entre las alegrías del ciclo de Navidad y la penitencia cuaresmal, antes del Concilio Vaticano II, y hoy en la Forma Extraordinaria, existe el tiempo de la Septuagésima.

Este tiempo inicia con el domingo de la Septuagésima, que se celebra el tercer domingo antes del Miércoles de Ceniza, y que corresponde al 64º día antes de Pascua. El segundo domingo previo al Miércoles de Ceniza es el domingo de la Sexagésima y el inmediato anterior es el de la Quincuagésima. Estos tres se agrupan en el tiempo de la Septuagésima.

AdvB1c05.png

Su origen se remonta a que en algunas comunidades el ayuno previo a la Pascua iniciaba cuarenta días antes (quadragésima, cuaresma), otras cincuenta (quincuagésima), otras sesenta (sexagésima), y otras setenta (septuagésima). De ahí las denominaciones de los domingos.

En la forma ordinaria, este tiempo ha pasado a ser parte del Tiempo Ordinario o Per Annum.

Durante la Septuagésima se usan ornamentos morados. En las Misas del tiempo se omite el Gloria y se dice el Benedicamus Domino al final; y en todas las Misas, después del Gradual se lee el Tracto en vez del Aleluya.  

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.

Fuentes: Wikipedia/ Liturgia Papal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s