El Domingo como Pascua Semanal.

Tabga.jpg

El domingo es según la Constitución litúrgica el día de celebración original de la Iglesia, procedente de la tradición apostólica, así como el núcleo de todo el año litúrgico. En él se celebra la conmemoración semanal de la resurrección de Cristo, es el «día del Señor». La dignidad del domingo deriva, plenamente, del acontecimiento pascual: la «pascua es, desde el principio, sólo un domingo remarcado».

Los testimonios más antiguos para el domingo están contenidos en el Nuevo Testamento mismo. Tan diferentes como puedan ser los orígenes «de esta institución específicamente cristiana», con seguridad se puede decir que «las celebraciones dominicales están enraizadas en el acontecimiento pascual en tanto que, posteriormente, fueron motivadas por la resurrrección, o las apariciones del resucitado el primer día después del sabbat, y, por más señas, en tiempos respectivamente distintos en cada una de las distintas comunidades».

images-9.jpg
El nombre más antiguo del domingo es el de «Primer Día después del sabbat». Esta denominación une la resurrección de Cristo al primer día de la creación; la creación de la luz al principio, a la salida de la luz, Cristo, en la resurrección. En la tradición siro-anatólica, se acuñó la denominación de «día del señor» (kyriaké heméra, dies dominica), cuya cercanía a la expresión de «cena del Señor» (kyriakón deípnon) era palpable. «El Señor, por quien el día lleva su nombre, no es el Padre o el Dios Trino: es Cristo, el Hijo de Dios crucificado y resucitado. Por consiguiente, el día del Señor no significa otra cosa que día de Cristo».

Sobre la naturaleza de la celebración dominical en los tiempos más remo-tos, no se puede decir nada seguro. La alta valoración de la cena del Señor en san Pablo (1 Co 11, 17-34) podría haber determinado también la celebración de los cristianos. «No se debería poner en duda que se hace referencia al domingo en un testimonio en el que el procónsul romano de la provincia de Bitinia, Plinio el joven, en el año 112 le informa al emperador Trajano de que los cristianos se reunían, conforme a su costumbre, en un día fijado para el servicio divino». Explícitamente, la Didaché atestigua la eucaristía del domingo: «En el día del Señor reuníos, romped el pan y dad gracias, después de que hayáis confesado anteriormente vuestros pecados, para que vuestro sacrificio sea puro». Está claramente atestiguada también en san Justino, lo mismo que en Hipólito de Roma.

4696_6_4b16f6cb14912.jpg
Justino parece referirse a la mañana del domingo (todavía laborable) en su descripción de la celebración eucarística, cuando dice que se había de leer la Sagrada Escritura todo el tiempo que fuese suficiente para ello.

También Hipólito atestigua la mañana del domingo como tiempo del servicio divino. Al fin y al cabo, la celebración eucarística matutina y las vísperas de la tarde son «las dos grandes constantes que desde los siglos III y IV acuñan la celebración dominical en las Iglesias de oriente y occidente». Es la «hora tercia», la que en torno al 530 en Roma y partiendo de aquí en la Galia se fue mencionando explícitamente cada vez más como prescripción. En lo sucesivo, el tiempo de la celebración de la misa se asoció a la oración de las horas menores del oficio divino.

La participación en la celebración eucarística dominical era un asunto que los primeros cristianos daban por supuesto; por otra parte, ya la carta a los hebreos (10, 25) amonesta a los negligentes. El espectro de la Iglesia de la antigüedad abarca desde la amonestación a los ausentes, contenida ya en el Nuevo Testamento hasta el celo de la fe de los mártires de la Abitina norteafricana, que, a principios del siglo IV, reconocían contra todas las amenazas no poder vivir sin el dominicum, la cena del Señor en domingo. En principio, no existía ninguna «obligación del domingo», y tanto menos un descanso dominical; ambos se desarrollaron paralelamente.

Preparado Por P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.
Fuente: Liturgia de la Iglesia (MICHAEL KUNZLER)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s