Domingo de Ramos (Pasión del Señor). Ciclo B

 

05 Entrada en Jerusalem.jpg

La Procesión:

La liturgia de este domingo de Ramos está llena de  enseñanzas. El domingo de ramos es para nosotros un día en que públicamente  confesamos nuestra fe.  La procesión que acabamos de hacer no es otra cosa que una  gozosa manifestación de la fe que profesamos.

La palma, símbolo de martirio. Al llevarlas queremos manifestar a Cristo que estamos  dispuestos a darle testimonio como los mártires, si no con el de nuestra vida, porque tal vez  no lo quiera, sí al menos con el de nuestras buenas obras de cada día y el de nuestra lucha  incesante contra los enemigos. La palma, símbolo de victoria.

La procesión de las palmas es el comienzo de la Semana San La entrada de Jesús a Jerusalén es un gesto simbólico, que quiere poner de manifiesto el  carácter mesiánico de la persona y la obra de Jesucristo.  “Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor”. Son palmas que significan martirio y significan también victoria.

Estamos aquí, en este día de fiesta, con nuestros ramos y nuestras palmas en las manos.  Es un encuentro alegre, y nos gusta celebrarlo. Cada año, el domingo de Ramos, a las  puertas ya de la Semana Santa, nos reunimos y llenamos las calles con este ambiente de  fiesta.

La observación de Marcos y Lucas sobre el asno “que nadie ha montado todavía” tiene  su importancia. Subraya la dignidad de Jesús, que utiliza un animal no empleado todavía ni  como montura ni como animal de carga. Según textos del Antiguo Testamento, todo cuanto  se utilice en el servicio de Dios no ha debido usarse antes: determinadas víctimas (Núm  19,2; Dt 21,3)… Con este detalle nos muestran todo el respeto que sienten por el Maestro:  encuentran normal que se adopten unas medidas que antiguamente se adoptaban  únicamente cuando se trataba de Dios.

Sólo Juan menciona los ramos de palmera. Mateo y Marcos hablan de ramas. El uso de  las palmas se asociaba a la conmemoración anual del triunfo macabeo, que significaba la  liberación de Jerusalén (I Mac 13,50-52; 2 Mac 10,1-8). Al mencionar los ramos, Juan  quiere expresar que la multitud vio en Jesús al que, uniendo en sí el poder espiritual y el  temporal, llevaría a feliz término la liberación deseada al estilo de lo ocurrido en tiempos de  los Macabeos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 En el Contexto de la Eucaristía:

Cristo camina hacia la Cruz. Empezamos hoy la Semana Santa. Y las lecturas que acabamos de escuchar nos ayudan a entender la profundidad del misterio que vamos a celebrar.

El profeta Isaías presenta en cuatro poemas la figura palpitante del Siervo de Yahvé. Las tres lecturas nos muestran así la profundidad del dolor de Cristo, la seriedad de su camino a la cruz y la muerte. El salmo nos ha hecho decir la exclamación angustiada que el evangelio pone en sus labios en la cruz, tomada del mismo salmo 21: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?” Sal. 21.

El sentido de la liturgia de la Palabra de este domingo ser pórtico a la Semana Santa. Una de las características del relato de la pasión según san Marcos es el silencio observado por Jesús a lo largo del proceso que lo llevó a la muerte y durante la agonía final. Jesús calla delante del tribunal religioso; Jesús calla delante del tribunal civil. Sólo habla, y por cierto bien claro, cuando se trata de manifestar su mesianidad (hasta aquel momento escondida en el “secreto mesiánico”) “Sí, soy el Mesías” “Sí, soy el rey de los judíos”.

images (4)

Y una vez en la cruz, San Marcos sólo nos transcribe una sola palabra de Jesús expresada en su lengua materna y que parece salida de la boca de un hombre tan acosado que se siente abandonado por el mismo Dios. Tras escuchar esas palabras, todos nos hemos puesto de rodillas y hemos permanecido en silencio.

Nos ponemos de rodillas ante el silencio que se hizo en el mundo porque la Palabra hecha hombre murió por nosotros. Arrodillarse es el gesto de mayor reverencia y humidad. Reconocemos lo poco que somos a la vez que adoramos. Este gesto es una invitación para vivir así toda esta Semana Santa, en la que terminará la Cuaresma y celebraremos el Triduo Pascual. Vivámosla postrados ante los misterios y en silencio, para poder escuchar lo que Dios quiere decirnos a cada uno desde la cruz.

Señor, nos hemos preparado durante toda la Cuaresma para pedirte que en esta semana entres tú en nuestra alma; toma posesión de nosotros; reina en nuestros corazones; camina sobre las ramas y los mantos del ayuno, de la oración y de las obras de misericordia que hemos ido colocando para que te sirvan de alfombra.

En el relato de la Pasión que escuchamos no se menciona a María. Pero en otros relatos, sí aparece, porque ahí estaba. Estaba y no decía nada. Sufría en silencio. Pero, seguramente, intercambiaba miradas con su Hijo y con los ojos se decían todo. En ese silencio vivía lo que le había profetizado Simeón: “una espada te atravesará el corazón” (Lc 2, 35).

Con la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, «la ciudad que mata a los profetas», abrimos la Semana Mayor, «no porque sus días sean más grandes que los demás, los hay más largos; ni porque haya más días, son iguales; sino porque en ellos han sido llevadas a cabo por el Señor cosas admirables» (San Juan CRISOSTOMO).

La liturgia del domingo de Ramos es casi un solemne pórtico de ingreso en la Semana santa. Asocia dos momentos opuestos entre sí : la acogida de Jesús en Jerusalén y el drama de la Pasión; el “Hosanna” festivo y el grito repetido muchas veces: “¡Crucifícalo!”. Así, anticipa la “hora” en la que el Mesías deberá sufrir mucho, lo matarán y resucitará al tercer día (cf. Mt 16, 21), y nos prepara para vivir con plenitud el misterio pascual.

P. Jorge Nelson Mariñez Tapia.

Fuentes: J. Llopis/ Miguel Flamarique Valerdi/ Josep Lligadas / Francisco Bartolomé González/ J. Aldazabal/ Liturgia Papal/ San Juan Pablo II.

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s